El primer tueste de café del día

//El primer tueste de café del día

Hoy te vamos a hablar de cómo se produce el primer tueste de café que realiza un tostador artesano cada día. Así que no esperes un artículo con pretensiones de tutorial ni tampoco un artículo académico sobre cómo se tuesta el café.

Esta vez simplemente os vamos a mostrar un poquito más de cómo funciona el proceso que hace que tu café llegue a la taza.

Más concretamente vamos a hablar de esa parte que todos sabéis que sucede pero que no tantos habéis observado o experimentado de cerca: el tueste del café.

Porque tu café, ese que tal vez te estás tomando mientras lees el artículo, ha sido tostado en algún momento (espero que reciente) por un maestro tostador.

¿Qué hace realmente un maestro tostador de café?

Esta es una pregunta para la que muchos de nosotros nunca hemos tenido una respuesta clara. ¿Cómo es el día a día de un tostador? ¿Qué hace exactamente en su trabajo?

Le hemos planteado esta pregunta a nuestro maestro tostador: “¿Cómo es tu jornada de trabajo?” ·¿Qué hace un tostador cada día cuando llega a su puesto?”

Además, le hemos perseguido en su día a día y hemos visto que ese primer tueste de café es un momento especial.

El primer tueste de café

Ese es el motivo principal de nuestro artículo: permitirte descubrir la magia que se produce cada día al arrancar máquinas para realizar ese primer tueste de café tan especial.

Pero vimos que las palabras por si solas no nos bastaban y hemos tratado de reproducirlo en este vídeo que espero que transmita mejor esas sensaciones.

Llegada al tostadero

Es primera hora… o tal vez la hora anterior. Aún no ha llegado nadie y el tostador enciende las luces.

Aquí es dónde arranca el día y en el ambiente se respira una tranquilidad muy especial.

El primer espresso: alma de barista.

Por lo visto se trata casi de un ritual común en el que coinciden la mayoría de los tostadores: antes de tostar hay que despertar las papilas gustativas y olfativas preparando un buen espresso.

Normalmente se trata de alguno de los cafés preparados durante la jornada anterior.

Y es que, por supuesto, todo tostador tiene alma de barista y claras dotes de catador.

El primer tueste

Después de este vendrán muchos otros a lo largo del día, pero si hay uno que recordaremos al final del día será este: el primero. Por eso es importante cuidar bien el proceso y escoger cuidadosamente el café. En este caso un Costa Rica muy especial.

Hasta la forma de calentar la tostadora es especial a primera hora. El calentamiento de la tostadora en ese primer tueste también ha de hacerse con más cuidado.

Con la tostadora en marcha se deposita el café verde en la tolva de la tostadora y entonces empieza el tueste.

Lo que pasa durante los minutos siguientes es un proceso intenso de máxima atención a las temperaturas, curvas de tueste y escucha atenta a los “pop” de los granos tostados. Un proceso, en definitiva, que a menudo nos parece casi ciencia ficción a los demás. Pero viendo el control y la seguridad con la que los tostadores controlan estos momentos podríamos pensar que es más sencillo de lo que parece. No es así. Eso se llama experiencia.

Cuando por fin sale el café tostado al enfriador un olor inconfundible a café recién tostado llena la sala y el sonido de las aspas nos devuelve de nuevo a un ritmo más sosegado.

Después vendrán otros tuestes. El ritmo de trabajo será distinto a lo largo de la jornada. El ajetreo de la empresa lo cambia todo. Pero el primer tueste… este es el que se recuerda al final del día.

2017-11-15T13:07:52+00:00By |Categories: café|0 comentarios

Deje su comentario